Documento sin título
 
 
INICIO NOSOTROS CATALOGO ARTICULOS MAPETIT GRAF DIRECTIVAS CONTACTO
ARTICULOS

A mas concentración mas rendimiento
Fuente: A. Aguiló
25 Marzo 2011

Cuando una persona atraviesa una crisis importante en su vida (por ejemplo, ante problemas familiares o profesionales graves, o ante enfermedades serias), experi¬menta en su propia carne lo difícil que resulta mantener la atención en las tareas habituales del trabajo o el estudio.

De la misma manera, cualquier persona que haya padecido una depresión sabe también cómo, en esa situación, los pensamientos autocompasivos, la desesperación, la sensación de impotencia o de desaliento, son tan intensos que dificultan seriamente cualquier otra actividad.

Situaciones que influyen

De modo más general, cuando una determinada situación emo¬cional dificulta la concentración, observamos que disminuye nota¬blemente nuestra capacidad de mantener en la mente toda la in¬formación relevante para la tarea que llevamos a cabo, y no logra¬mos pensar con claridad.

En el extremo opuesto de esa di¬ficultad para fijar la atención está lo que podríamos llamar concen¬tración: un estado de olvido de uno mismo en el que la atención se absorbe por completo y se fo¬caliza tanto que se ciñe casi solo a la estrecha franja de percepción relacionada con la tarea que esta¬mos llevando a cabo. De lo dicho, podría decirse que es parecido a una obsesión; pero la diferencia es que la preocupación obsesiva pro¬duce desasosiego, mientras que con la concentración nos encon¬tramos serenos y absortos en lo que hacemos.

Como dice Daniel Goleman, la concentración nos hace entrar en una especie de oasis en el que, una vez en él, con poco esfuerzo de vo¬luntad mantenemos un alto rendi¬miento. Nos encontramos entre¬gados a una tarea, sin pensamien¬tos intrusivos que nos distraigan. Es un estado en el que hasta el tra¬bajo más duro puede resultarnos entretenido y gratificante, en vez de extenuante y agotador. Y por eso tiene importantes consecuen¬cias en la educación, por ejemplo.de niños o adolescentes. Pero no toda concentración es buena: pueden estar muy concentrados en algo inútil, o incluso en algo perjudicial.
En buenos objetivos

En efecto. Muchos de ellos, por ejemplo, pasan bastante tiempo aburriéndose en actividades como ver televisión horas y horas cada día, lo cual apenas les reporta nada positivo ni pone a prueba sus habi¬lidades. Pero sí logramos que des¬cubran la satisfacción que produce entregarse a una tarea que estimu¬le su capacidad y les haga sentirse comprometidos con algo que les ponga a prueba y les lleve a des¬arrollar nuevas áreas de su talento, entonces habrán entrado en el ci¬clo de la motivación.

De lo contra¬rio, quedará muy limitado el alcan¬ce de las tareas intelectuales de que podrán disfrutar en el futuro, pues les resultarán desproporcio¬nadamente áridas e ingratas.

Para lograr una mejora en este punto, han de esforzarse en no depender en exceso del bienestar, no ser personas que se abaten en¬seguida ante las pequeñas moles¬tias o incomodidades, o ante el esfuerzo físico. Han de aprender a concentrarse en lo que deben ha-cer, aunque les exija permanecer de pie bastante tiempo, o sentar¬se en un lugar poco cómodo, o aguantar en una situación de cier¬ta tensión.

En ese sentido, resulta muy po¬sitivo encontrar tareas y habilida¬des que fortalezcan su capacidad de concentrarse y de proponerse objetivos. Tareas en las que él vea que rinde, en las que se sienta se¬guro, satisfecho, estimulado: to¬car un instrumento musical, aprender idiomas, desarrollar un deporte, interesarse por la histo¬ria o la pintura, aficionarse a la as-tronomía, el bricolaje, la fotogra¬fía, etc. De esta manera lograrán cada vez una mayor independen¬cia respecto a las inercias que po¬dríamos llamar corporales, y así podrán después proponerse y al¬canzar otros proyectos vitales más serios.




Documento sin título
Quiénes somos
Conozca nuetra empresa...
Clic aquí »
Nuestro catálogo
Conozca nuestros títulos disponibles...
Clic aquí »
Consultas, comentarios
Contáctese con nosotros...
Clic aquí »
 
ULTIMOS ARTICULOS
- Valores Familiares
- La autoestima
- La propia identidad
- El consumismo extraescolar
- Un riesgo cada vez más frecuente
Ver más »
 
Documento sin título
Copyright © 2010 - 2017, Mapetit Graf E.I.R.L.
Todos los derechos reservados.
Sitio desarrollado por Bayside Multimedia.