Documento sin título
 
 
INICIO NOSOTROS CATALOGO ARTICULOS MAPETIT GRAF DIRECTIVAS CONTACTO
ARTICULOS

Educación en la libertad
Fuente: Diario Cristo Hoy
21 de setiembre del 2011

El ser libre implica una actividad constante para resolver las dificultades internas de la propia personalidad o las externas del ambiente.



"En el atardecer de tu vida se te examinará en el amor". Con esta frase de San Juan de la Cruz iniciamos este artículo, puesto que la libertad hace estancia en el corazón, en el amor tiene sus raíces y la viven las personas que dándose generosamente, van eliminando el egoísmo de su vida. Reflexionemos si valoramos la libertad como una conquista. Por eso es por lo que no se puede decir nunca: "ya lo he conseguido", sino: "lo intentaré más". La libertad es una condición de estar dispuesto continuamente a la mejora personal y esto comporta esfuerzo y lucha, para que la razón haga ver lo que está bien y la voluntad lo lleve a cabo. La libertad comporta una actividad constante para resolver las dificultades internas de la propia personalidad o las externas del ambiente. Esta conquista la ampliaremos en dos puntos:

Dominar al propio "yo"

Liberarse de... Hace falta recordar que el contrario de la libertad es la esclavitud. Por lo tanto deberemos enfocar la libertad como una liberación de las limitaciones que nos privan de la autonomía. A este respeto dice Chesterton que "el peor enemigo del hombre es él mismo". Para educar en la libertad, padres y madres deberán dar testimonio de esta cualidad con su actitud de esfuerzo diario para vivirla mejor, procurando el dominio personal y el darse a los otros. Y se debe entender la libertad como un reto para liberarse de los defectos que disminuyen la responsabilidad personal, con afán de superación. Es en este sentido como debemos entender la libertad: tras la propia aceptación y conocimiento propio, esforzarse y ser coherentes con lo que decimos y como actuamos, así hijos e hijas tendrán un ejemplo a imitar. Dice San Agustín: "No te conformes nunca con lo que eres si quieres lle¬gar a lo que todavía no eres. Porque allí dónde te consideres satisfecho, allí te pararás. Si dijeras ya tengo lo suficiente, morirías" (Sermón 169)

El gran enemigo de la libertad

No a la mediocridad. Enseñar a vivir la libertad a los hijos será ampliar sus horizontes; será, en los niños, ayudar a fortalecer su voluntad; será, en los adolescentes, animarlos a vivir grandes ideales que fomenten su generosidad, a participar en organizaciones que se solidaricen con los más necesitados; no permitir que se pierda et tiempo y que se desarrollen armoniosamente todas sus capacidades. Es evidente que todo lo que sea dar buena formación, evitando formas recreativas fri¬volas o superficiales, será un bien para su educación. Muchas veces, las presiones del ambiente donde los jóvenes se mueven dificultan actuaciones loables que re¬solverían muchos problemas de la sociedad actual. Pensemos si nos ocupamos en saber qué amigos tie¬nen, qué les preocupa, etc. Los progenitores deberemos proponer ideas que los eleven. Recordemos aque¬lla frase: "No vueles como un ave de corral, si puedes volar como una águila". Está bien que cumplan sus deberes y es necesario que así sea, pero no es lo mismo motivar al hijo o hija para que saque las mejores calificaciones de la clase, para ser el mejor, que motivarlo para que tenga más elementos para vivir por los de-
más. Es un ejemplo que se puede aplicar en todo. No está de moda hablar de espíritu de servicio hacia los demás, pero la verdad es que la vida de tos jóvenes se enriquece con esta finalidad. El egoísmo es el gran enemigo de la libertad. Los progenitores tienen que procurar despertar en los hijos la magnanimidad o la capacidad de hacer grandes actos, no conformarse y tener ánimo para llevar a cabo grandes empresas. Por esto es educativo empezar proponiendo pequeños retos para, más adelante, lograr los más elevados.

Amor y verdad

Para concluir: reflexionar que es más libre aquel que más ama. Los conflictos aparecen cuando se enfría el amor. Tenemos que considerar la libertad como autodominio para darse en el amor. Tengamos el objetivo en el ámbito familiar de educar a nuestros niños y jóvenes en la libertad, para que sean consecuentes con las opciones que han decidido escoger, con autodominio y con un gran corazón para amar. (Victoria Cardo¬na, Educadora Familiar/ E-cristians.net! Adaptación)



Documento sin título
Quiénes somos
Conozca nuetra empresa...
Clic aquí »
Nuestro catálogo
Conozca nuestros títulos disponibles...
Clic aquí »
Consultas, comentarios
Contáctese con nosotros...
Clic aquí »
 
ULTIMOS ARTICULOS
- Valores Familiares
- La autoestima
- La propia identidad
- El consumismo extraescolar
- Un riesgo cada vez más frecuente
Ver más »
 
Documento sin título
Copyright © 2010 - 2017, Mapetit Graf E.I.R.L.
Todos los derechos reservados.
Sitio desarrollado por Bayside Multimedia.