Documento sin título
 
 
INICIO NOSOTROS CATALOGO ARTICULOS MAPETIT GRAF DIRECTIVAS CONTACTO
ARTICULOS

Necesidad del diálogo
Fuente: Diario Cristo Hoy
30 de octubre del 2011

A veces pareciera que en las familias no hay tiempo para sentarse y hablar sobre los temas que in¬teresan a todos. ¿Cómo propiciar ese espacio?



Resulta necesario, hoy como siempre, aprender el difícil arte del diálogo. La primera lección es fácil de comprender pero difícil de practicar: para poder entablar un verdadero diálogo hace falta abrir un buen espacio en el propio tiempo para, sim¬plemente, ponerse en actitud de escucha.

Sí, escuchar es la primera condición para poder empezar un diálogo, pues nos permite acceder a la intimidad, a los intereses, a los dolores y cansancios del otro. Al mismo tiempo, dispone nuestro corazón para la acogida. Dialogar no es siempre dar. Muchas veces, quizá la mayoría, será recibir, aceptar, tal vez aguantar, pero todo con un cariño especial: alguien me abre su corazón, su vida, sus angustias y sus esperanzas. Me interesa lo que dice porque me intere¬sa lo que es, lo que sueña, lo que ama.


Saber renunciar a cosas menos importantes

Encontrar tiempo para escuchar significa dejar de lado otras cosas que nos interesan mucho, pero que no son tan importantes. Muchas veces nos quejamos de la falta de tiempo. X sin embargo, pocos hombres y pocas culturas han gozado y gozan del tiempo libre que el mundo moderno ha puesto a disposición de muchos (aunque, por desgracia, no de todos). Lo que pasa es que ese tiempo libre ha sido llenado por mil cosas que nos impacientan, nos agobian, nos aplastan. Conviene, de vez, en cuando, renunciar, dejar, apagar, detener el frenesí habitual.

Sentarse con la esposa o el esposo, llamar a los chicos(que también viven frenéticamente entre el deporte, los estudios, los amigos y la televisión, si es que no han caído en el vicio de¬vastante de los "videojuegos") y crear un clima para la escucha. Lo que uno deje de lado será siempre menos importante que el amor entre los esposos y el amor entre padres e hijos. Aunque se trate de no ver algún día un partido de mi equipo favorito...


Tener algo que decir

Si el tiempo es una condición elemental para que se dé un diálogo en la familia, la segunda condición resulta igualmen¬te básica, pero un poco más difícil. Conversar significa que escucho a alguien que me dice algo, o que hablo ante alguien que me escucha. Pero muchas veces no es tan fácil tener "algo que decir".

Basta con abrir un poco los ojos ante el misterio de la vida para encontrar que hay mucho, muchísimo que decir. Hoy será el esposo y padre que cuenta una aventura en su trabajo, y cómo ha descubierto que un amigo, tenido por todos como tramposo, resultó ser de una honestidad ejemplar. Mañana será la esposa y madre que también habrá descubierto algo en el trabajo o en las tareas domésticas, o que habrá escuchado un programa interesante en la radio. No son pocas las familias en las que los papas cuentan a los hijos una película que acaban de ver, o un viaje interesante que hicieron de jóvenes, o la historia del abuelo o de la abuela, esos ancianos que tam¬bién tienen mucho que decir en el mundo familiar. Y los pequeños y los no tan pequeños podrán también enriquecer a los demás con las aventuras de la escuela, o un accidente en el juego, o el encuentro por la calle con un abuelito de barbas largas que anda todos los días con un carrito ruidoso entre las palomas de la plaza™

Cada hombre y cada mujer tienen su "pequeña historia" y su "pequeña ciencia", encierran un libro de experiencias y de consejos que pueden servir para todos. Aprender a dialogar en familia es al¬go asequible a todos. Basta con apagar, de vez en cuando, el interruptor general de la electricidad de la casa y reunir a "toda la tribu" en el cuarto más grande para, simplemente, escuchar y hablar. Así se ahorrará algo en la cuenta de luz. Pero, sobre todo, se ganará mucho en la cuenta del amor familiar. Y ese no tiene precio





Documento sin título
Quiénes somos
Conozca nuetra empresa...
Clic aquí »
Nuestro catálogo
Conozca nuestros títulos disponibles...
Clic aquí »
Consultas, comentarios
Contáctese con nosotros...
Clic aquí »
 
ULTIMOS ARTICULOS
- Valores Familiares
- La autoestima
- La propia identidad
- El consumismo extraescolar
- Un riesgo cada vez más frecuente
Ver más »
 
Documento sin título
Copyright © 2010 - 2017, Mapetit Graf E.I.R.L.
Todos los derechos reservados.
Sitio desarrollado por Bayside Multimedia.