Documento sin título
 
 
INICIO NOSOTROS CATALOGO ARTICULOS MAPETIT GRAF DIRECTIVAS CONTACTO
ARTICULOS

La inteligencia de los niños
Fuente: Diario Cristo Hoy
17 de febrero del 2012

Algunos puntos importantes sobre la estimulación de los bebés.



Contra el peso que la genética cumple en la inteligencia lamentablemente nada se puede hacer. Pero no se aflija. Lo que la naturaleza no entrega, la constancia y algunos pasos desde los primeros años pueden hacer la diferencia.

Evitar la televisión antes de los dos años

Sí,la entretención más usual de los pequeños no es de ayuda. Roberta Golinkoff, experta en educación de la Universidad de Delaware, resalta en un libro de su autoría que Einstein nunca usó ayuda memorias: cómo nuestros niños realmente aprenden, y por qué tienen que jugar más y memorizar menos, que la tv afecta las habilidades cognitivas y el progreso del cerebro. Esa desventaja, explica, es porque limita tiempo que el niño deberia interactuar con personas reales y adquirir el lenguaje. El lenguaje es crucial para el aprendizaje, y la comunicaciòn que reciben de la TV no se adapta a sus necesidades: "La TV no va a responder a sus preguntas y no seguirá la conversación de los niños, que es como se crean los niños inteligentes", dice Golinkoff.


la lactancia materna

Eliacadémico Michael Kramer, de la Universidad de McGill, investigó a 7.108 bebés alimentados exclusivamente con leche materna y 6.781 con leche materna combinada con otro tipo de alimentación. En su estudio, McGill siguió a los bebés al año y a los seis. ¿Los resultados? Los bebés amamantados presentan un coheficiente intelectual promedio de seis puntos más altos a los seis años de edad, en relación con niños que no recibieron leche materna. La leche humana tiene un mayor porcentaje de grasa que la leche de vaca, necesaria para la formación de las células del cerebro. Otro argumento que entrega Kramer es que el amamantamiento incrementa la interacción verbal entre madre y niño, lo que a su vez podría ayudar al desarrollo de su inteligencia.


Esperar por el dulce

Aquel niño que es capaz de esperar por una recompenza tiene mas
posibilidades de éxito. Es lo que comprobó un estudio, en el que se les señaló a un grupo de niños que podían comer dos galletas, pero con una condición: solo si eran capaces de esperar por comer la primera galleta, se les daría la segunda. Aquellos que pudieron esperar 15 minutos antes de comer la primera galleta tuvieron 210 puntos más en las pruebas SAT, que miden lectura crítica, escritura y razonamiento matemático, que aquellos que no podían esperar más de un minuto. El control de los impulsos es determinante en la función ejecutiva, capacidad que permite cambiar entre diferentes tareas, mantener la memoria de trabajo e inhibir los impulsos, que está mucho más conectado con el éxito que el coeficiente intelectual


Hogar con libros y padres que leen

Los estallidos de violencia urbana y desórdenes, como los de Inglaterra en estos días o los de las banlieues francesas, en 2005, suelen suscitar dos tipos de interpretaciones. Una busca la explicación en la marginación laboral y social de los jóvenes de barrios deprimidos; otra ve en estos jóvenes vándalos el resultado de la crisis de la familia y de la escuela, que no han logrado inculcarles los valores indispensables para la convivencia. La primera pide como solución más gasto social en esos barrios; la segunda insiste en recuperar la autoridad familiar y la disciplina en la escuela como recursos para educar.

Ambos diagnósticos tienen su parte de verdad, y las soluciones que sugieren no tienen por qué ser alternativas.

En lo que todos coinciden es que en sociedades desarrolladas, como el Reino Unido o Francia, hay un estrato de jóvenes casi sin empleo, sin formación, sin valores y sin más aspiraciones más que tener la ropa de moda, el último smartphone y las zapatillas deportivas de marca. Maleducados en la conducta de la gratificación inmediata y carente de perspectivas de un futuro mejor, de vez en cuando sus frustraciones estallan en desórdenes, saqueos y violencia.

Violencia consumista

Un niño que es criado en un hogar con, al menos, 500 libros tiene 36% más de probabilidades de terminar la escuela secundaria y un 19% más probabilidades de graduarse de la universidad que un niño criado en un hogar que contiene pocos o ningún libro, indica un estudio de 20 años de la socióloga Mariah Evans, de la Universidad de Nevada.

Hacer malabarismo

La estructura del cerebro está determinada en gran parte por los genes, pero no del todo. En un estudio publicado en 2010, científicos de la Universidad de Oxford determinaron que hacer malabarismo produce un aumento de hasta el 5% en la materia blanca cerebral, la parte del cerebro que contiene las fibras que transmiten impulsos eléctricos de una neurona a otra. "La estructura del cerebro puede cambiar. Demostramos que es posible que el cerebro acondicione su propio sistema de conexiones neuronales para operar de manera más eficiente", afirma la dra. Heidi Johansen-Berg, a cargo del estudio. (Fuente: "Hacer Familia" / Adaptación)

Documento sin título
Quiénes somos
Conozca nuetra empresa...
Clic aquí »
Nuestro catálogo
Conozca nuestros títulos disponibles...
Clic aquí »
Consultas, comentarios
Contáctese con nosotros...
Clic aquí »
 
ULTIMOS ARTICULOS
- Valores Familiares
- La autoestima
- La propia identidad
- El consumismo extraescolar
- Un riesgo cada vez más frecuente
Ver más »
 
Documento sin título
Copyright © 2010 - 2017, Mapetit Graf E.I.R.L.
Todos los derechos reservados.
Sitio desarrollado por Bayside Multimedia.